lunes, 9 de enero de 2012

El abeto triste


Había una vez, un campo donde estaban cortando abetos para llevar a la tienda y venderlos para arboles de navidad. Había uno, que lo habían puesto en un rincón porque era feo, el pobre veía como todos sus amigos se iban y el nada y llego un día en que entro una familia con 2 niños pequeños y la niña salio corriendo hacia el árbol feo y se agarro fuerte a el, y dijo: Este !papi¡ !quiero este arbol¡ y sus papas le dijeron que si, lo llevaron a casa y lo adornaron con bolas de colores, luces muy bonitas y el abeto estaba muy contento y bonito y los reyes magos al ver el abeto tan bonito, dejaron a los pies del abeto muchos regalos. Y asi todos quedaron muy felices.
Mar 3 ºA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada