viernes, 14 de mayo de 2010

LA CÁRCEL, EL PEOR LUGAR DEL MUNDO SOBRETODO SI ERES INOCENTE.

Una tarde de verano como una cualquiera ocurrió lo nunca esperado en Stone Balls, la ciudad más tranquila del mundo.
Un muchacho colocó una bomba en un bloque de pisos encontrado justo en el centro de la ciudad, pero por suerte nadie resultó herido.
La policía acudió al lugar nada más ser enterados de lo ocurrido, pero nadie supo decirles quién la había colocado ni quién podía facilitarles la respuesta.
La policía intuía que el culpable estaba en ese mismo lugar, observando todo lo que ocurría.
Un joven de piel negra llamado Ryan estaba allí, observándolo todo con cara sospechosa y atuendos no muy comunes.
Todos lo policías coincidieron en que Ryan era muy sospechoso y se lo llevaron detenido junto a otros jóvenes más, intuyendo que uno de ellos era el culpable.
En la comisaría, cada policía interrogó a cada joven y tras esto solo resultó como culpable Ryan, pero no porque fuese el más sospechoso ni nada de eso, si no porque era ``negro´´.
Tras enterarse de esto, el verdadero culpable huyó de la ciudad para así no ser descubierto, dejando que Ryan pagara por lo que él había premeditado y realizado, sin tener Ryan ninguna culpa de lo ocurrido.
Pasó el tiempo y Ryan fue acusado de colocar una bomba que en verdad él no había colocado, siendo así condenado a pasar el resto de su vida en la cárcel.
- Yo no he sido el culpable, lo prometo. Estaba en ese lugar por pura casualidad-, dijo Ryan tras escuchar que iba a pasar el resto de su vida en la cárcel.
- Típica frase... Pero todos sabemos que tú eres el culpable- respondieron los policías.
Nadie podía justificar porqué Ryan estuvo allí, enfrente del bloque de pisos, o qué hizo antes de que la bomba estallara, así que Ryan no tenía otra opción que adentrar en la cárcel sin ser culpable.
Cuando Ryan pasó la mitad de su vida en la cárcel la policía descubrió que verdaderamente no fue, ya que encontraron unas huellas que no coincidían con las de Ryan.
Ryan salió de la cárcel, pero no se le olvida ni se le olvidará su paso por ella, ni lo que ocurrió cada segundo dentro de esta.
Ahora Ryan sabe que tiene que disfrutar cada segundo de su vida ya que puede ocurrir algo inesperado y fastidiarla.
Él, cada día se hace la misma pregunta: ¿Disfrutará cada persona del mundo, cada segundo de su vida?.

Este es uno de los muchos cuentos trabajados en este curso a través de La Fundación Instituto Internacional del Teatro del Mediterráneo. Este curso el lema ha sido'' La llegada del Otro al imaginario de la infancia y la adolescencia''.
Es un proyecto que llevamos a cabo desde hace nueve años destinado al conocimiento de las distintas realidades cuturales y a la reflexión sobre las vías de su convivencia.

6º A

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada